Capítulo 11 – el ePortfolio

El portfolio electrónico, eportfolio o portfolio digital se define como una “colección de evidencias electrónicas creadas y gestionadas por un usuario a través de la web” [url: wikipedia_ePortfolio], aunque mi descripción favorita es aquella que aporta las metáforas de:

– Espejo. Porque nos ofrece un reflejo de su autor y sus principios educativos.

– Mapa. Porque nos da la posibilidad de enlazar los conocimientos y habilidades con ejemplos reales (evidencias).

– Soneto. Porque abre la puerta a la creatividad en cuanto a formas, colores, estructuras…que también aportarán información sobre el autor.

Sus funciones pueden ser de evaluación, de aprendizaje, de “demostración de las mejores prácticas” o de transición.

Las herramientas que podemos usar para crear un portfolio electrónico variarán en función del usuario:

– Si se trata de un grupo de estudiantes reducido: editores web (google sites), blogs (wordpress, blogger), etc.

– Si se trata de una institución: editores web específicos (edu-portfolio, zPortfolio…).

Igualmente, la estructura será decidida por el docente o el alumno si es de uso individual, mientras que será el docente el que la decida si se destina a un uso grupal.

Usado como método de evaluación, el ePortfolio permite:

– Evaluar conceptos (saber), procedimientos (saber hacer) y actitudes (ser). (Blázquez y Lucero, 2002).

– Evaluar tanto el proceso como el producto.

– Motivar al alumnado a reflexionar sobre su propio aprendizaje.

– Desarrollar destrezas colaborativas.

– Promover la capacidad de resolución de problemas.

– Facilitar a los profesores información para ajustar los contenidos a las necesidades.

Anuncios