CAPÍTULO 6 – CAMINANDO HACIA EL FUTURO. EL CIBERESPACIO Y EL EDUCADOR SOCIAL.

ENIAC - Primer computador electrónico y digital, Universidad de Pennsylvania, 1947.

 

Nos encontramos ante la denominada “cuarta revolución“, aquella que, impulsada por los avances tecnológicos, está transformando el modo en que nos comunicamos, trabajamos y generamos conocimiento. La materia prima más valiosa deja de ser algo físico para convertirse en el conocimiento. Por ello, los objetivos de las empresas cambian, poniendo en su punto de mira la gestión del conocimiento y la información como fuente de riqueza. Si una revolución necesita entre 40 y 60 años para reemplazar a la anterior (y fue en los años 70 cuando se creó el primer microprocesador comercial y cuando se presentó públicamente ARPANET), se calcula que actualmente pasamos por el “intervalo de relevo”, período en el cual la incertidumbre se apodera de la sociedad, al no saberse a ciencia cierta el camino por el que estas innovaciones nos llevarán.

Tras la aparición de internet y la WWW, la creación de sitios web fue imparable y meteórica, siendo éstos de naturaleza personal, grupal o institucional. Dentro de los sitios web educativos, podemos destacar las webs de centros educativos, de departamentos docentes, de asociaciones AMPAs, de asignaturas concretas, y muy especialmente, las webquest (que ayudan y guían al alumno en la tarea investigadora), los edublogs y las wikis.

La educación social debe tener en cuenta a la Red como herramienta imprescindible, tanto para buscar información (buscadores generales o específicos, portales temáticos), como para catalogarla, clasificarla y evaluarla (bases de datos) y así trabajar de forma más eficaz, organizada y colaborativa.

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: